13 noviembre 2011

Otoño



Desbocada
la palabra se abre paso
cabalgando con ritmos apasionados
de Otoño. Nace libre
para morir esclava de mis deseos.
De mi pretensión eterna de imposible.


Poderosa.
Cortesana y mendiga
la palabra ha  construido un puente
sobre mi atrevimiento.  La madurez
ha doblegado el estilo
con maestría y respeto. ¡Mucho más del que
merece derramarse!.

Imprevista
la palabra esconde la ironía mordaz
de mis pliegues
sucumbiendo al absurdo
de los días ausentes.




4 comentarios:

  1. Gracias, un placer que hayas estado por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema Manuela, gracias por compartir
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Ricardo. Tu poesía es profunda y tienes un blg magnífico. Un saludo!!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.